¿Cómo arreglar una puerta que se atasca?


¿Le ha pasado que una de sus puertas se atasca constantemente? Esto usualmente pasa debido a pequeños cambios en la alineación del marco de la puerta, bisagras sueltas, una alfombra gruesa que acaba de colocar o simplemente una puerta mal instalada. Todo esto hace que sea difícil abrir o cerrar una puerta. Tal vez ya se haya acostumbrado al problema y ya le parece normal abrir la puerta con fuerza, pero la solución es fácil. Sólo requiere unas cuantas herramientas básicas como: destornillador, taladro, cepillo de mano o papel de lija y tal vez un serrucho de carpintero.

Cuando una puerta roza el lado de la cerradura

Si este es el problema, solo tiene que remover los tornillos de uno de los lados de la bisagra superior, rellenar la bisagra con un trozo de cartón grueso y volver a atornillar la bisagra. Esto moverá un poco hacia abajo el lado de la puerta donde está la cerradura, lejos del marco.

Cuando una puerta roza en la parte superior del marco

El peso de la puerta junto con el uso continuo de la misma puede causar que los tornillos se suelten, provocando que la puerta golpee el marco en el borde de la parte superior. Para solucionar este problema ajuste los tornillos. Si al hacerlo se da cuenta que sólo giran en el mismo lugar (están enroscados) utilice tornillos más largos. Si los tornillos largos que tocan madera sólida, perfore pequeños agujeros a través de los orificios de los tornillos viejos y rellene con masilla para madera. Mientras que se seca, atornille parcialmente los tornillos para ir adelantando la fijación de las bisagras.

Si los tornillos están bien ajustados pero la puerta aún roza en la parte superior del marco, trate de profundizar la bisagra superior. Quite la bisagra y con un cincel afilado remueva una fina capa de madera de la parte inferior de cada mortaja y vuelva a atornillar la bisagra. Tenga cuidado, ya que quitar mucha madera hará que la puerta se una en la jamba de la bisagra.

Otra solución es lijar la parte superior de la puerta. No hay necesidad de desinstalar la puerta; sólo tiene que mirar donde se está atascando y lijar esa sección. Tenga cuidado de no lijar demasiado; lo mejor es ir lijando poco a poco y probar constantemente si la puerta se sigue atascando.

Cuando una puerta se atasca por la parte inferior

Si la puerta se atasca en la parte inferior debido a una alfombra nueva, tendrá que quitar la puerta desatornillando las bisagras o, mejor aún, si le es posible quite los pasadores de las bisagras y así podrá remover la puerta sin necesidad de desatornillar las bisagras.

Coloque un clavo pequeño en la parte inferior de la bisagra y  golpéela con un martillo para aflojar el perno. Dependiendo de cuánto necesita quitar de la parte inferior de la puerta, usted puede utilizar un simple papel de lija; si es mucho lo que hay que eliminar, es mejor utilizar una herramienta de carpintería para desbastar la madera.

Si decide utilizar una sierra circular de carpintería, esta puede astillar la puerta cuando se hace el corte, pero usted puede prevenir esto con cinta adhesiva y sujetando un pedazo de madera a lo largo de la línea que ha marcado. La cinta evitará el astillamiento y el pedazo de madera actuará como una guía para la sierra. No se olvide de sellar el lado de la puerta que ha lijado o cortado. Deje que se seque y coloque la puerta de nuevo. Si después de esto la puerta aun se atasca, deshágase de la alfombra nueva o llame a un carpintero.

Consejo para reparar rápidamente una puerta que se atasca

Si no es mucho lo que hay que ligar, ponga un trozo de papel de lija en el suelo donde la puerta se está atascando. Mueva la puerta de atrás hacia adelante sobre el papel de lija hasta que no se pegue más. Esto también es útil para la parte superior y lado de la puerta; en estos casos, es recomendable pegar el papel de lija con una cinta resistente o tener a alguien que le ayude a sostenerla.

Speak Your Mind

*