Puertas correderas empotradas: integre la puerta a su hogar


Los principales tipos de puertas correderas que se utilizan son las puertas correderas empotradas y las montadas sobre la superficie de la pared. Ambas opciones tienen muchas ventajas, pero también presentan algunas desventajas que se analizarán a continuación.

A veces, especialmente en un proyecto de renovación, una puerta corredera montada sobre la superficie de la pared puede ser preferible. Al igual que con las puertas correderas empotradas, este tipo de puertas sólo puede ser instalado cuando hay suficiente espacio en la pared para colocarlas de forma continua. Además, no requiere abrir o modificar la pared para su instalación

Las puertas correderas empotradas

Una puerta corredera empotrada desaparece en un compartimiento en la pared adyacente cuando la puerta está completamente abierta. Estas puertas se utilizan para dar un efecto arquitectónico, o cuando no hay espacio para el giro de una puerta con bisagras. Por lo general, las puertas correderas empotradas viajan sobre rodillos suspendidos de una pista aérea, aunque algunos tienen pistas o rieles en el suelo. Dependiendo del ancho de la abertura que se desea realizar, existen dos versiones: una puerta estática y la otra móvil, y ambas puertas móviles. Esto dependerá del ancho de la pared, ya que las puertas correderas dobles requieren mucho espacio.

La instalación de una puerta corredera empotrada en lugar de una puerta con bisagras puede agregar un promedio de diez metros cuadrados de superficie a una habitación. Las puertas correderas empotradas fueron particularmente comunes en las casas victorianas y se utilizaron para cerrar áreas como las salas de estar. Sin embargo, como los gustos arquitectónicos fueron cambiando con el tiempo, muchos de estos fabricantes salieron del negocio. A pesar de esto, actualmente está mejorando el mercado debido al progreso de las técnicas para su fabricación, unido al crecimiento del mercado de condominios y residenciales que hicieron resurgir el interés en esta opción para ahorrar espacio.

Los usos de las puertas correderas empotradas en residenciales modernos incluyen: baños, armarios, cuartos de lavandería, oficinas y otros.

Principales desventajas

puertas correderas empotradas para economizar espacioUna desventaja a las puertas montadas sobre la superficie de la pared, es que tienen piezas escondidas dentro de la pared, lo que puede hacer que sea difícil reemplazarlas o repararlas cuando algo funciona mal. Arreglar el problema puede requerir la eliminación de la puerta y realizar una apertura en la pared.

Las puertas correderas empotradas protegen menos contra la luz, el sonido y el olor en comparación con una puerta con bisagras que encaja perfectamente en su marco y se cierra firmemente.

No se recomiendan para zonas húmedas donde las puertas se puedan llegar a abombar y dañar debido a la humedad del ambiente, o el equipo de deslizamiento se pueda herrumbrar por estas condiciones.

Si las puertas correderas son el único medio de acceso a una sala, en especial un cuarto de baño, deberán estar equipadas con un acceso de emergencia para permitir que los pestillos de las puertas que puedan abrir por la fuerza en caso de una emergencia.

Las puertas correderas empotradas son una gran opción si se tiene el espacio suficiente en la pared. La elegancia que le proporcionan a una habitación es muy grande, además de ahorrar espacio.

Speak Your Mind

*