Saltar al contenido

Guía para abrir una puerta corredera bloqueada

Puede ser frustrante o incluso aterrador encontrar una puerta interior cerrada con llave. Esto es particularmente cierto si un niño pequeño o una mascota están atrapados en el otro lado sin poder salir. Afortunadamente, las cerraduras interiores de las puertas se instalan sólo por razones de privacidad y no con fines de seguridad, como los cerrojos de seguridad que se encuentran en una puerta exterior. Esto significa que las puertas de interior por lo general se pueden desbloquear de forma rápida y sencilla.

Determinar el tipo de bloqueo

El primer paso es averiguar el tipo de bloqueo instalado en la puerta. Hay dos tipos de cerraduras de las puertas interiores que son los más utilizados. La primera es una cerradura de botón en el centro de la perilla de la puerta interior o en la placa debajo de la misma perilla. El segundo tipo es una cerradura de torcedura que tiene una pequeña asa en el centro de la perilla que se bloquea cuando gira en sentido horario.

Localizando el hueco para meter la llave

El sistema de bloqueo de perillas de las puertas interiores incluyen un pequeño orificio o ranura en el lado opuesto de la cerradura por motivos de seguridad. Si la puerta tiene un tipo de botón de bloqueo, busque un agujero pequeño y redondo, ya sea en el centro de la misma perilla de la puerta o en la placa de la puerta, por lo general está por debajo o al lado de la perilla. El agujero será pequeño, por lo general son aproximadamente del diámetro de un lápiz o un poco más pequeño. Si la puerta tiene una cerradura de torcedura, busque una pequeña ranura o agujero en el centro de la perilla de la puerta. Si por casualidad la puerta tiene una cerradura con llave, busque tornillos alrededor de la perilla de la puerta y remuévalos. Esto podría permitir que usted desmote el mecanismo de bloqueo y pueda acceder a la sala. De lo contrario, un cerrajero tendrá que ser llamado para entrar en la habitación.

Cerraduras de botón

Si la puerta tiene una cerradura de botón, hay que encontrar un objeto delgado pero resistente que se ajuste en el orificio de la perilla o en la placa de la cerradura. El objeto se utiliza para presionar el mecanismo de pulsado exterior, abriendo la puerta. Algunos elementos efectivos que podría encontrar alrededor de la casa incluyen ganchos de metal o clips de papel que se pueden enderezar y se insertan en el agujero. Cuando se pulsa una percha o un clip en el orificio, manténgalo lo más recto posible para liberar con éxito el bloqueo. Si el objeto se desliza en un ángulo, se puede golpear el metal en todo el pulsador y se pierda el propio botón. Si la puerta tiene una cerradura de torcedura de estilo, deslice un destornillador fino de cabeza plana en la ranura u orificio en la manilla de la puerta. Tiene que ser deslizado lo más horizontalmente posible, ya que es necesario que el destornillador encaje en el mango para lograr hacer una torsión en la parte interior de la puerta. Una vez que el destornillador está el interior de la manija, gire hacia la derecha. Sólo se debe girar una cuarta parte del camino. Si se gira aún más que eso y no se abre la puerta, es posible que el desatornillador no haya sido debidamente insertado en el mecanismo de la cerradura.

La seguridad ante todo

Si alguien está encerrado en una habitación y está preocupado por la seguridad de esa persona, póngase en contacto con los servicios de emergencia de inmediato. A continuación, puede empezar a tratar de abrir la puerta. De esa forma, ganará un tiempo valioso.