Saltar al contenido

Puertas correderas automáticas

Las puertas correderas automáticas funcionan gracias a un dispositivo o motor que desliza autónomamente la puerta a través del riel guía. Hay diferencias en cuanto a su fabricación y funciones, pero en general todas las puertas correderas automáticas siguen el mismo principio: un mecanismo abre la puerta, espera un tiempo determinado y luego el motor cierra la puerta nuevamente.

Las puertas correderas automáticas son típicamente utilizadas en los exteriores de los negocios, ya que le brindan una mayor comodidad al cliente, quien únicamente tiene que entrar al local sin preocuparse de abrir una puerta. Debido a esto, resultan ser una gran ayuda para las personas que tienen alguna discapacidad, como quienes tienen que entrar a una tienda en silla de ruedas. También es común usar las puertas correderas automáticas para los garajes.

Modos de activación

El operador de la puerta corredera automática puede ser activado de diversas maneras:

  • Acercamiento al sensor: como si se tratara de un radar, el sensor detecta cuando una persona se acerca dentro de su rango de alcance y abre la puerta corredera.
  • Presionando un botón: en este sistema el usuario tiene que oprimir un botón para que el motor abra la puerta.
  • Panel de acceso: este mecanismo se utiliza cuando el área al que se quiere acceder es restringida. El usuario tiene que ingresar una clave en el panel de control, y la puerta sólo abrirá si el sistema comprueba que la persona se encuentra autorizada. Las puertas correderas automáticas más modernas permiten pasar una tarjeta o identificación por el sensor, en lugar de tener que digitar una clave en el panel de control.
  • Totalmente automático: éste es el caso típico de los elevadores, que no requieren de ningún tipo de sensor o acción para que continúen funcionando durante el transcurso del día.

Sensores de seguridad de las puertas correderas automáticas

Para evitar los accidentes, casi todas las puertas correderas automáticas tienen un sensor de seguridad que vuelve a abrir la puerta si se detecta un obstáculo al momento del cierre. Sin embargo, los sistemas modernos utilizan sensores que previenen que la puerta ni siquiera pueda entrar en contacto con una persona antes de detenerse y abrirse nuevamente.

El sensor de seguridad más sencillo en las puertas correderas automáticas es un rayo de luz que pasa a través de la apertura de la puerta. Cualquier obstáculo en el camino del rayo rompe su trayectoria y esto le indica al sistema que debe detenerse. Los sistemas más avanzados utilizan tecnología infrarroja y sensores de microondas que pueden evitar que la puerta se cierre incluso antes de que la persona tenga que pasar por el portal de la puerta.

Detección de colisiones de las puertas correderas automáticas

Como un sistema de seguridad adicional, si por alguna razón el rayo de luz o los sensores de seguridad no detectan la presencia de un obstáculo, el sistema de las puertas correderas automáticas detecta cuando la puerta choca contra un objeto, indicándole al procesador que debe abrir las puertas inmediatamente.

Funcionamiento del motor

El motor de las puertas correderas automáticas tiene una velocidad baja pero un torque alto, lo cual le brinda gran potencia a pesar de ser lento. Esto le permite tener la suficiente fuerza para jalar las poleas de las puertas de un extremo a otro. Para abrir la puerta, el motor gira la polea, lo que a su vez gira la banda, lo que produce que la puerta corredera se abra. Estas poleas y bandas usualmente están fabricadas de goma.

Diversidad en la Instalación

Las puertas correderas automáticas pueden ser colgadas o instaladas de diversas formas dependiendo del estilo de puerta o su aplicación. Algunas se encuentran sostenidas por la parte superior para no rozar contra el piso; esto se observa mucho en las puertas correderas que son 100% de vidrio sin tener una estructura que la soporte. Se puede automatizar una de las puertas o ambas.

Puertas correderas automáticas en el hogar

A pesar de que las puertas correderas automáticas se utilizan en negocios debido a su alto costo, han salido productos que les permiten a las personas tener todas las ventajas de las puertas correderas automáticas en su propia casa.

Estos sistemas pueden ser instalados por el mismo dueño de la casa, sin tener que modificar las puertas correderas existentes. Este mecanismo consiste en un motor colocado dentro de una estructura rectangular que se instala en la parte superior o inferior de la puerta corredera, brindándole a ésta el poder necesario para abrirse o cerrarse automáticamente.

Las puertas correderas automáticas no son una necesidad, pero definitivamente brindan una mayor accesibilidad y facilidad a las personas que las requieren.